Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR.

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

 

Pbro. Jorge Antonio Luna Casillas

 

 

“Me amó y se entregó a la muerte por mí“

 

El Evangelio de este día forma parte de la despedida de Jesús en la última cena. En esta despedida se destacan las siguientes sentencias:  El que ama cumplirá mi palabra… El que no me ama no cumplirá mi palabra.

            Esta Expresión de Jesús es lo más justo que hemos de hacer. El amor y la gratitud que le debemos es el gran motivo que nos impulse a ajustar nuestra vida al Evangelio.  Esto también es lo que nos hace pedirle a Dios en la oración del día: “que el misterio de Pascua transforme nuestra vida y se manifieste en nuestras obras“. Por su parte, san Pablo tenía como gran motivo que lo impulsaba a trabajar incansablemente en el apostolado, el siguiente: “me amó y se entregó a la muerte por mí“. Y mi Padre lo amará y haremos en él nuestra morada.

            Gramaticalmente ese “haremos” se está refiriendo  al mismo Jesús como Hijo de Dios y al Padre. Pero como el Padre y el Hijo se realizan en la misma naturaleza divina, que tienen en común con el Espíritu Santo, la expresión alcanza también al mismo. Por lo tanto, si cumplimos su palabra, seremos la morada de las tres divinas personas.

No amamos, pues, a un Dios lejano sino a un Dios interno a nosotros mismos. Por lo que también ha de ser el gran motivo para que tengamos un gran respeto a nuestro cuerpo, como templo que es de la divinidad.

El Espíritu Santo que el Padre les enviará en mi nombre. Jesús al despedirse de nosotros, nos promete la presencia del Espíritu Santo. El tiene que ver mucho con nosotros, porque si el Padre nos dio la vida, y nos destinó a la vida eterna, fue porque nos amaba. Pero el amor en El es la persona del Espíritu Santo. El Hijo de Dios se hizo hombre y muere en la cruz para salvarnos.  Al Espíritu Santo pues, le debemos la creación y la redención. En este domingo hemos de procurar tener bien presente la palabra de Jesús: “No pierdan la paz ni se acobarden”, si en cada uno de nosotros vive Dios en sus tres personas, debemos sentirnos llenos de gozo y de una gran paz interior.

Por lo tanto, con la fuerza del Espíritu Santo tenemos que asumir como Iglesia la misma misión de Cristo en la tierra: trabajar ardorosamente por la salvación de todos los hombres.

 

EVANGELIO DEL DÍA

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México