Una sola radio, una sola misión

estamos al aire

MENSAJE DEL DIRECTOR

VIGESIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

PBRO. JORGE ANTONIO LUNA CASILLAS

 

 

Si Cristo hubiese establecido un principio inequívoco, no hubiese existido tanta confusión en situaciones complejas. La Iglesia no hubiese sido desgarrada continuamente por tentaciones opuestas: No hubiesen existido tanto césares que confundían su causa con la de Dios. Pagarle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, creo que Cristo, mas que facilitarnos una respuesta-receta nos remite a algo, a una luz que ya poseemos, y que debería evitarnos reclamar fórmulas válidas para siempre. Me refiero a esa riqueza que se llama conciencia y sus consiguientes responsabilidades. En todo caso, debemos convencernos de que la adhesión a Cristo, no nos facilita la llave, una especie de milagroso pase que resuelve automáticamente, de una vez para siempre, todos los conflictos. Jesús, en vez de evitárnoslos, parece querer meternos en situaciones de prueba.

Estas palabras de Cristo, han surgido de su sabiduría ante las asechanzas e insidias de sus enemigos que lo rechazaron siempre, hasta llevarlo a la muerte y muerte de cruz . Aquí tocamos el núcleo de la enseñanza de Cristo, como respuesta a las preguntas falaces, engañosas de los oponentes del Señor. Deberes civiles y religiosas para él, no están en opuestas posiciones. Ambas dependen de Dios, se le acepte o no. El es el creador y salvador de todos los hombres. Su redención y liberación del pecado y de la muerte eterna es universal y abarca a todos los hombres de la historia sin distinguir  personas, Todos los hombres son llamados a ser verdaderos hijos de Dios Padre,  hermanos de Cristo, el primogénito, y templos vivos del Espíritu Santo. La pregunta desde la cual los enemigos de Cristo lo atacan, consistió, si era lícito o no dar tributo al César romano, en ese tiempo el emperador Tiberio, quien había mandado acuñar sus monedas con su efigie e inscripción. Si Cristo respondía afirmativamente, lo acusarían entonces  de que traicionaba a su pueblo de Israel para aliarse a los opresores de Roma y si decía que no, entonces lo acusarían de ir en contra del gobierno y autoridades extranjeras que los tenían bajo su poder. Sería un subversivo y opositor directo de los romanos.

 

La enseñanza de Cristo no opone deberes civiles y religiosos. Los conjunta y los complementa, en una visión armónica en la cual, con equilibrio y sabiduría divina y humana, nos conduce por su camino, verdad y vida, siendo auténticos ciudadanos que cumplimos nuestros deberes civiles como él nos enseñó al pagar tributos y sin enfrentamientos, dar a Dios lo que a él primariamente y sobre todas las cosas le pertenece. Si el hombre niega a Dios en su vida, cae tarde o temprano en una visión meramente temporal sin referencia a Dios y de aquí se siguen muchos males que conocemos de leyes que van en contra de él y su ordenamiento: familia, defensa y conservación de la vida en todos sus aspectos y fases de desarrollo, derechos y deberes de las personas que de ninguna manera deben conculcarse, paz, seguridad y armonía trabajando juntos para construir  un mundo más humano y por ello más divino.

EVANGELIO DEL DÍA

Tweets de RM

 Whatsapp +(52) 133 3450-15-96 Teléfono +52 (33) 33-67-10-00

 

Calle Joaquín Angulo 1696 Col. Sta Teresita Cp 44600 Guadalajara, Jal. México